* Para efectuar su compra o comentar nuestros productos, necesitará identificarse identifíquese o regístrese en nuestro sitio.

Un boceto breve de Angoulême

Un boceto breve de Angoulême

Un boceto breve de Angoulême

El pasado día 25 de enero empezó, hasta el 29, el festival de la Bande Desinée de Angoulême. La cita más importante para los aficionados al mundo del cómic y la novela gráfica con todas las novedades a punto para esta exposición artística y literaria. El festival completa ya su 44ª edición lo que le da una importancia capital, y se nota, en el mundo del cómic francés y europeo.

Yo he tenido la suerte de poder acudir este año y pensé en este artículo como un marciano que aterriza en un mundo nuevo, verlo de otra forma, olerlo y sentirlo con los ojos cerrados. Lo primero que me llamó la atención es el camino hacia Angouleme, en coche, a través de viñas y chateaux de la región de Aquitania y la orilla derecha del río Gironde.

 

Con los colores subidos con la denominación de origen de Saint Emilion llegamos a Angoulême. La ciudad con más dibujos expuestos por metro cuadrado. No hay local, restaurante, crepería, zapatería o farmacia que no quiera tener en su cristalera un original pintado de Gastón, Spirou o Lucky Lucke, que por estos lares son considerados héroes nacionales, además de la felina mascota del festival que celebraba este año una década de vida representando este festival, y que adorna todos los locales de la ciudad en posters, globos, pegatinas o chapas. Un auténtico polvorín de colores y dibujos se detona en una ciudad provinciana que saca todas sus galas al sol.

El primer subidón de adrenalina es un programa lleno de actividades, hora por hora, y en más de 15 espacios diseminados por toda la ciudad además de las carpas, tres espacios principales donde se desarrolla la labor editorial. La primera de ellas donde habitan las grandes editoriales francesas, las Glenat, Dupois, Casterman, etc frente al gigante oriental que cada vez entra con más agresividad, la ola manga que atrapa a los jóvenes en una espiral de marketing, cosplay y Anime. También es destacable el empuje de la presencia de editoriales latinoamericanas que se van haciendo emergentes en el mercado europeo a cuentagotas, teniendo como referente un número de lectores en pleno crecimiento.

Mientras el premio del público fue dado a la última entrega del archiconocido pistolero del cómic francés “El hombre que mató a Lucky Lucke”, un one-shot de corte más adulto creado por Mateo Bonhome pero sin alejarse demasiado de la estela gráfica de Morris, la editorial belga Fremok, sorprende llevándose el premio al mejor álbum con “Paysage après la bataille” de Erick Lambé y Philippe de Pierpont. Una obra de corte alternativo con una trama poética, muy visual y con pocos textos que invitan a pasear mientras observamos la reconstrucción psicológica de una mujer a través de sus reflexiones. Este premio demuestra un giro sobre los premios de ediciones anteriores, los tres últimos editados en España por Salamandra Graphics, y abre la puerta de Angoulême a las editoriales más alternativas. Entre las propuestas de Fremok una de las más llamativas fue la exposición de Knock outsiders como muestra de arte marginal creado por artistas con diferente tipo de discapacidad.

 

Pero vamos a la fiesta, al trasiego de las viñetas en las calles. Hay tantas y tan variadas exposiciones que tan sólo puedes plantearte destacar las que más te interesan entre originales de la serie de Spirit por Will Eisner en el museo de la historieta de Angoulême, los mundos de Gastón en paneles al aire libre o una exposición sobre los ilustradores que han homenajeado a Don Quijote. Podría seguir enumerando las diferentes caras de Mickey Mouse, el toque de artistas franceses en el cómic americano, Hermann como artista invitado, etc pero mentiría si dijera que las vi todas.

Y no las vi porque la fiesta también está en los locales, en galerías que asoman sus obras a las cristaleras, locales que ponen pizarras, paneles, lienzos, a bocajarro para cazar dibujantes en lo que será a ciencia cierta la acumulación más grande, por metro cuadrado, de especímenes con interés por el dibujo, aficionados y profesionales.

Una exposición que si me gustaría destacar es la que muestra Strip Art organizada por la Maison des Auteurs donde se reflejaba el talento de los actuales residentes entre los que destacaba el español Alfonso Zapico. La muestra cuenta con obras que destacan entre una marcada perfección técnica frente a otras opciones de ideales más creativos y experimentales.

Y al final del día, con la noche ya a cuestas no se deja de hablar de cómic, pero sí que se cambia del escenario de las carpas a las cervezas por toda la Rue de Genève, en especial tomando como epicentro Le chat Noir, el bar donde se habrán celebrado las más míticas reuniones editoriales de toda Francia. A lo largo de esta animada calle pude disfrutar de un crep magnífico, que no solo de cómic y cerveza vive el hombre, y a dormir pronto, o no, para seguir aprovechando el día siguiente.

 

En definitiva, una fiesta si eres aficionado al cómic, un vendaval de novedades y sorpresas si estas empezando en esto y toda una mina de piedras preciosas para el que conoce el terreno que pisa… Así que, cualquiera que sea tu status dentro de esta jerarquía del cómic ya puedes ir buscando billete y alojamiento para el próximo enero en Angoulême…

Este mensaje se autodestruirá en tres, dos, uno,…

 

Fer Jiménez

 

 

Tags: 

Jueves, Febrero 16, 2017 - 17:38

Nube de tags